Nuevo Puente Flotante hecho de Balsas sobre Laguna Garzon

El puente en Laguna Garzón estará conformado por balsas

Costará US$ 3,8 millones. Según el arquitecto Viñoly, el proyecto “no tiene ningún impacto” ambiental

  • © Foto Martin Viggiano

El arquitecto Rafael Viñoly presentó este miércoles su proyecto que pretende construir sobre la laguna Garzón en el límite de los departamentos de Maldonado y Rocha.

El puente será flotante y construido de 22 balsas, explicó Viñoly en la presentación, en la que también participaron el ministro de Transporte y obras Públicas, Enrique Pintado, la ministra de Turismo y Obras Públicas, Liliám Kechichián y la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medioambiente saliente, Graciela Muslera.

Viñoly dijo que el puente generará una experiencia de “contemplación del paisaje” y atracción turística y que, además, debido a su composición de balsas, el puente podrá ser cambiado con los años.

El puente será construido con madera de la zona, y tendrá flotantes de aluminio y fibra de vidrio. También poseerá asientos en los costados y barandas para los peatones.

La inversión del proyecto costará unos US$ 3,8 millones.

El puente despertó malestar en los vecinos de la zona porque supone una contaminación ambiental. Según Viñoly, “esto no tiene ningún impacto”.

 

Revelan maqueta sobre el puente que se construirá en laguna Garzón

Para intentar poner fin a la polémica, el arquitecto Viñoly diseñó a pedido del gobierno un puente flotante. Dice que no tendrá impacto ambiental

  • © Rafael Viñoly

Al final no se construirá un puente sobre la laguna Garzón, para unir los departamentos de Rocha y Maldonado en el este del país y atender la necesidad inmobiliaria privada, sino que habrá una serie de balsas de madera conectadas bajo un sistema eléctrico que podrá cambiar su diseño según se desee.

El proyecto, elaborado por el arquitecto Rafael Viñoly (fue el que construyó el aeropuerto internacional de Carrasco) a pedido del Poder Ejecutivo, consiste en la construcción de 22 balsas de madera de la zona con flotadores de fibra de vidrio y aluminio que, unidas por un sistema eléctrico, se transforma en un puente flotante. Las partes permiten, a la vez, cambiar el diseño del puente con al menos tres opciones, según la necesidad o preferencia de los lugareños.

Su costo rondará los US$ 3,8 millones y se estima que en ocho meses podría estar pronto.

A los efectos, podrá llevar automóviles de un lado al otro de la laguna, y contará de carriles peatonales con asientos y barandas.

El puente despertó malestar en los vecinos de la zona, porque supone una contaminación ambiental. Viñoly dijo este miércoles, al presentar el proyecto junto a los ministros de Transporte, Enrique Pintado; Turismo, Liliam Kechichián; y de Vivienda y Medio Ambiente, Graciela Muslera, que este puente de balsas no tendrá impacto.

Fuente: El Observador, 1 e 2.

Deja un comentario